Lismary Dávila

La Dra. Lismary Davila es natural de Vega Baja, un pueblo costero en la isla de Puerto Rico (P.R.). Actualmente reside en el pueblo de Dorado, P.R. con su esposo con quien lleva 23 años de matrimonio y dos hijos. En el mismo pueblo también se encuentra su Oficina de Consejería Familiar En Control. Posee un Bachillerato en Educación, una Maestría y Doctorado en Consejería Familiar Sistémica y Teo-Terapéutica. . Su preparación incluye además Entrenamiento Básico y Avanzado de EMDR, Terapia Grupal para el Manejo de Trauma de EMDR, Trauma Complejo y Estados de Ego, Trauma en Niños, Adolescentes, entre otros. Son varias las certificaciones que se suman a su preparación entre las que se encuentran:

  • Organización Neurológica Funcional-Desarrollo del potencial humano
  • Consejería para la rehabilitación de adicciones
  • Adiestramiento multidisciplinario en el tratamiento psicosocial para el uso de opiáceos
  • Manejo de emociones- inteligencia emocional
  • Primeros auxilios para la salud mental
  • Consejería basada en la Teoría de la identidad del ser y los valores
  • Tanatología- el arte del buen morir
  • Terapia craneosacral 1 y 2
  • Terapia somato emocional
  • Movimiento y respuesta neuromuscular
  • Aplicación de vendajes neuromusculares
  • Empoderamiento terapéutico
  • Entre otros

La oficina de consejería lleva operando 8 años y ha logrado impactar a niños, jóvenes, adultos, matrimonios, líderes y pastores alrededor de la isla. Adicional, se comenzaron a ofrecer consejerías a través de video llamadas a personas de México, Republica Dominicana y Estados Unidos. Aparte de su trabajo en la oficina, Lismary ha ofrecido terapias grupales a niñas bajo custodia del Departamento de la Familia de P.R., terapias a niños de escuela elemental (primaria) para superar estrés postraumático luego del paso del huracán María, talleres a niños de residenciales públicos, servicios de recursos en iglesias y grupos pequeños para diferentes temas, talleres a mujeres para fortalecer el autoestima, entre otras cosas más. 

Lismary continúa preparándose en otras áreas para ofrecer mejores servicios, integrando la parte terapéutica en los procesos de consejería y de esta forma facilitar los procesos de restauración y transformación del ser.